Dormilonez

¿Desde cuándo usamos pijama?

Siiii, la prenda de descanso por excelencia, la maravillosa y bien ponderada pijama. En ella nos dejamos envolver cada vez que llegamos a casa, cansados del estrés y el ruido de la ciudad.

Enfundarnos en nuestras pijamas resulta la experiencia más deliciosa, pues pareciera que una vez nos las ponemos, dejamos atrás cualquier cosa negativa que haya sucedido.

La pijama tiene sus añitos y muchos datos curiosos que Dormilonez te va a contar ya mismo.

1. La pijama o el pijama

Causa curiosidad determinarle el artículo, sobre todo porque en España suelen decir “el pijama” pero en varios países de Latinoamérica le dicen “la pijama”, en femenino.

Si a las reglas ortográficas nos remitimos, la forma exacta de llamarla es “el pijama”, ya que es una palabra masculina y el artículo “el” era utilizado desde mucho antes que la prenda fuera conocida en nuestro territorio.

En este caso, el punto sería para los colonizadores españoles que introdujeron la prenda a América, pero tú puedes llamarle como quieras.

2. Se hizo famosa en el siglo XV

Se dice que antes del XV, la gente dormía desnuda, algo que cuesta creer con ese clima estacional del continente europeo.

Además, las mujeres empezaron a llevarla a manera de camisón; era sumamente complicado durante el día estar sometidas a los ajustados vestidos que pretendían marcar una cintura de avispa y escotes prominentes.

Debía ser toda una sensación de libertad llegar a casa, salir de ese incomodo vestido que no las dejaba ni respirar y enfundarse en un holgado camisón.

3. Demasiado enorme para ser una camisa

Y por ello recibió el exagerado nombre de camisón, pues para aquella época, a simple vista, tenía la forma de una camisa gigante y quedó bautizado como tal.

La pijama logró su punto más alto de fama en el siglo XVIII ya que los ingleses adoptaron las formas persas para hacerse al cómodo pantalón y posteriormente aplicarle todos los lujos necesarios para hacerla más vistosa y exclusiva.

Es decir, interesados en diferenciar las clases, lo más pobres seguían durmiendo en camisones de lana y calentando sus hogares con carbón, mientras los más ricos, aplicaban accesorios, encajes y todo tipo de materiales finos para hacer de la pijama una prenda digna y elegante.

4. Gracias a la practicidad de los persas

Esto tiene tanto de largo como de ancho y es que, gracias a los persas, la introducción de una nueva prenda dividida entre camisa y pantalón, se abrió la puerta de la comodidad, no solo en el dormir, esto fue un “batazo” para las mujeres que años después empezaron a usar pantalón como prenda de vestir. Aunque aclaramos que fue mucho después.

Hay que poner de presente que en épocas victorianas y más atrás, en el mismísimo siglo XV, que una mujer llevara pantalón en público y en privado, era una verdadera osadía.

Ellas debían regirse por el vestido ajustadísimo a la cintura como estricta prenda del protocolo de la época, nada de pantalones. Qué duro la han tenido siempre las mujeres.

Pero los persas la tenían clarísima desde hacía mucho tiempo y para protegerse del frío en las piernas, crearon una prenda en materiales que mantuvieran el calor y nace la maravillosa “pae-jama” que para nuestro interés significa “pae” prenda para la pierna y “jama” que significa ropa.

5. La prenda que evolucionó

Se tiene claro que aún sigue siendo una prenda para el descanso, pero con algunos matices que la hacen más llamativa, según sea el caso.

Para la diversión y la fiesta:

Los kigurumis inventados por los japoneses aparte de ser súper cómodos para dormir, son usados en fiestas temáticas y de disfraces.

Las han creado con orejas, cola, en forma de animales y hasta de caricaturas, todo tiene espacio en la imaginación de los japoneses.

Y claro, las pijamadas no podían quedarse sin ellos. Dormilonez te tiene los modelos de kigurumis más lindos y divertidos, así que, en cuanto termines de leer esta entrada de blog, pásate por nuestro catálogo online para que escojas el tuyo y te lo lleves.

Para salir a hacer la compra:

En climas cálidos y tropicales de muchos países de Latinoamérica es absolutamente probable ver a las chicas con pijamas de algodón, vistosas y súper llamativas.

Usar la pijama para salir, se volvió tendencia de las «it girls» durante mucho tiempo. Tomado de stylelovely.com

Salen a la calle con pijamas porque parecen verdaderos outfits para salir a pasear con amigas, ir a la playa o comprar algo en el súper.

Para encender la pasión:

Un hermoso baby doll hará que tu chico caiga rendido a tus pies. Encanto, sensualidad y colores tan sexis como el negro y el rojo, combinados con encajes y hasta lentejuelas, son todo un acierto a la hora de encender la pasión.

En el pasado, ese baby doll al que nos referimos, respondía al nombre de negligé y era una prenda considerada sensual y atrevida, dada su transparencia, por ello se describieron como «una forma de ver el cuerpo de la mujer a través de la ropa».

El negligé fue evolucionando hasta convertirse en esta diminuta prenda. Tomado de: made-in-china.com

Con el tiempo, el sentido de la palabra ha cambiado, ya que, negligé viene del francés “negligée”, que en realidad significa descuidado o desaliñado.

Como ves, la pijama ha sido protagonista del descanso desde hace siete siglos y nos sigue pareciendo que es la cosa más maravillosa para sentirnos en modo “off” después de un largo y agitado día de trabajo.

Cuéntanos qué te ha parecido esta entrada de blog, ¿te gusta usar pijama?, ¿qué tipo de pijama usas? ¿eres de pijamas divertidas con colores pastel y muñequitos, o, por el contrario, sueles usarlas mas serias y de un solo tono?

En Dormilonez siempre vamos a querer que tu sueño sea la experiencia más feliz y reparadora.

Abrir chat
1
Te ayudamos en tu compra
¿Te podemos ayudar en algo? :P